Los Sustratos tropicales

 
Autor: Ing. Fernando Hernández
 

Los sustratos para el cultivo de hortalizas y flores de corte en invernaderos ubicados en zonas tropicales serán analizados en este capítulo, contrastando su uso versus el cultivo en tierra, destacando los sustratos a base de aserrín de coco, materia orgánica compostada y arena, resaltando las ventajas y desventajas de cada uno de ellos, así como el aporte que puede hacer la cascarilla de arroz a cada uno de ellos.

.

El suelo como sustrato ideal 

El suelo como sustrato ideal está conformado por 25% de aire en macroporos, 25% de agua en microporos, 5% de materia orgánica y 45% de suelo puro, el cual debería contener 60% de arena, 20% limo y 20% de arcilla, el pH debería estar entre 6 y 7 y la salinidad lo mas baja posible, existiendo equilibrio entre los cationes calcio, magnesio y potasio y con la menor cantidad posible de sodio y aluminio. Por supuesto esto es prácticamente imposible de lograr en forma natural y para ello se hacen las enmiendas de suelo como la incorporación de cal agrícola o cal dolomítica, tambien con el lavado de sales por riegos excesivos o con la incorporación de materia orgánica al suelo.
 
Así mismo el suelo ideal debe estar libre de malezas, plagas y enfermedades, siendo la estrategia para este fin la desinfección con productos como el bromuro de metilo (hoy prohibido), formol, o el metam sodio. El vapor es útil si se disponen de grandes calderas. También dentro de la agricultura orgánica se usa la solarización que produce vapor al cubrir el suelo húmedo con plástico, por supuesto este método requiere de por lo menos un mes para ver los resultados.
 
En la práctica lograr todo lo planteado en los dos párrafos precedentes es prácticamente imposible, tanto a campo abierto como en invernaderos. Surge en consecuencia el uso de sustratos artificiales para acercarse a estas condiciones ideales y al depositarse en contenedores los requerimientos varían notablemente especialmente en lo que concierne a la aireación que se desea mayor a si se cultiva en suelo directamente.

Justificación de los sustratos

 
A campo abierto la elección de sustratos no tiene tanta sustentación económica con la firme excepción del cultivo de plantas en contenedores como los viveros de ornamentales y frutales.
 
En el caso de invernaderos el uso de sustratos debe estar supeditado al tipo de suelo donde está construido el invernadero. Si el suelo donde está el invernadero, es de muy buena calidad y con la incorporación de materia orgánica o arena, usted puede mejorarlo significativamente, entonces usted debe sembrar en suelo directo, considere el principio de a menor inversión se produce mayor ganancia en relación al capital invertido, entonces la tasa de utilidad o tasa interna de retorno aumenta.
 
Siempre debemos producir la mayor cantidad de alimento  invirtiendo la menor cantidad de dinero posible y colocar sustratos en un invernadero representa un gasto importante. Piense que al no usar sustrato, con el dinero que usted se ahorra al no usar sustrato, podría construir otro invernadero o aumentar la superficie del que ya posee.
 
Ahora si el suelo es de muy mala calidad, por ejemplo esos suelos rojos o amarillos muy ácidos, típicos de las sabanas tropicales, como los llanos Colombovenezolanos, o si su suelo a pesar de tener muy buena calidad, como los de la Sabana de Bogotá, pero presenta una enfermedad muy difícil de curar, como el Fusarium en claveles, entonces usted debe considerar el uso de sustratos artificiales, preferiblemente esterilizados.

Tipos de sustratos tropicales

 
Al decidir usar sustratos, debemos considerar que elementos tenemos disponibles en nuestro entorno, de tal forma de reducir la inversión y maximizar la rentabilidad.

El Aserrín de coco el sustrato tropical mas recomendado

 
Recomendamos leer el libro “Tratado de cultivo sin suelo”, cuyo autor es Miguel Urrestarazu Gavilán de ediciones Mundi-Prensa, año 2004. Este libro es realizado con la colaboración de diversos investigadores de La Consejería de Agricultura y Pezca de la Junta de Andalucía y de la Universidad de Almería en España.
 
Si bien en nuestra página web no damos mucho peso a ser sistemáticos con el origen de la información (como si lo deben hacer los trabajos científicos) y orientamos lo expuesto, a nuestras experiencias profesionales, en el cultivo de plantas en las zonas tropicales, o en las experiencias alcanzadas por los agricultores asesorados por nosotros, en este caso si quisimos indicarles este libro, ya que en el se plasma que: “el aserrín de coco tiene el mismo comportamiento que la lana de roca” considerada como el mejor sustrato para el cultivo sin suelo, e incluso supera a la turba en mucha de sus propiedades.
 
Este preámbulo se lo hacemos porque  en nuestro programa de asistencia técnica hemos observado, algunos agricultores cegados por visitas a Holanda, Canadá o España terminan queriendo implantar en nuestras zonas tropicales lo que ven en otras latitudes, entonces terminan importando algún tipo de sustrato, creyendo que hacen la mejor inversión, al gastar un dinero que podrían usar en mejorar sus explotaciones localmente. Por esta razón descartamos para las zonas tropicales:  la perlita, la vermiculita, la lana de roca y la turba, todos recomendados como sustratos en toda la literatura especializada proveniente de zonas templadas.
 
En dicho libro se lamentan porque el cocotero no se cultiva en España, por lo que tienen que importar todo el aserrín de coco que necesiten!!! Es tonto decir que el cocotero es una planta tropical que se cultiva en todos nuestros países tropicales para la producción de copra y extraer el aceite tanto para uso industrial en la confección de jabones como para el consumo directo por los humanos, siendo la concha de coco un subproducto que en muchos casos se desecha, sin embargo algunos emprendedores lo procesan extrayendo fibra de coco para fabricación de colchones quedando como subproducto de ese subproducto el aserrín de coco tan deseado por nosotros.
 
El aserrín de coco debe ser tratado para poderlo usar como sustrato en nuestros cultivos, para ello hay que regarlo en abundancia para sacar la mayor cantidad de taninos y sales que son tóxicas para las plantas, el agua se debe aplicar simultáneamente por drench y por el sistema de goteo hasta que la conductividad eléctrica del agua de drenaje alcance valores por debajo de 1 dS/cm, el pH normalmente alcalino debe ser bajado con ácidos hasta pH=5,5.
 
El aserrín de coco es inerte, no aporta, ni retiene nutrientes, todo el fertilizante que requiere la planta debe ser aplicado por el agua de riego la cual debe tener un perfecto equilibrio entre los nutrientes para que no se presenten problemas de deficiencia tan comunes al usar este sustrato.
 
Otro punto a considerar en este sustrato es que es hidrofóbico y que al secarse cuesta mucho para humedecerse otra vez, por lo que se debe incorporar por el sistema de injección de fertilizantes algún agente humectante como el poliglicol eter que rompa la hidrofobicidad de este sustrato. Es común que en un contenedor existan zonas con exceso de humedad y otras muy secas cuando no se usan estos productos.

La materia orgánica producida por compostaje un sustrato agroecológico en el trópico:

 
Otro recurso que disponemos en abundancia es materia orgánica, en los cultivos de flores de corte,  por ejemplo, es común al preparar las flores para la venta en las salas de empaque, retirar el follaje de la parte inferior de las flores, esto genera una gran cantidad de materia orgánica, que se puede por un proceso de compostaje convertir en un sustrato para el cultivo de plantas, si bien durante el proceso de compostaje el mismo se calienta y mueren los patógenos, nosotros recomendaríamos hacer una rotación es decir el sustrato proveniente de rosas usarla para claveles o gerberas y viceversa.
 
En el caso del cultivo del tomate y del pimentón es común obtener gran cantidad de material vegetal, al momento de hacer deshojados basales y podas, que  como en el caso del follaje generado por  las flores, pueden correr la misma suerte y usarse en compostaje.
El deshojado en tomate produce material vegetal que puede usarse para fabricar sustratos orgánicos
 
Mataderos industriales de pollo están compostando los residuos de sangre, plumas y viceras de tal forma de pasar las regulaciones ambientales de residuos y producen un sustrato rico en nitrógeno.
 
La Universidad Simón Bolívar en Venezuela composta todos sus residuos orgánicos provenientes del mantenimiento del paisajismo de sus jardines y lo convierte en sustrato para la producción de flor de navidad, tomate y pimentón.
La materia orgánica compostada presenta la ventaja de su importante aporte de nutrientes, que incluso puede sustituir la fertilización inorgánica, dando la posibilidad de hacer agricultura orgánica, ecológica u organopónica como se le conoce comunmente y la misma será sustentable en la medida que se incorpore nueva materia orgánica cada vez que termine un cultivo de tal forma que se reintegrar al sustrato los nutrientes extraidos por los cultivos.
El enrriquecimiento de el sustrato con cal y roca fosfórica también es permitido en la agricultura ecológica, el riesgo se presenta en los cultivos aprovechados por sus frutos para suplir los grandes requerimientos de potasio y se pueden quedar los frutos pequeños por falta del referido nutriente.
Los sutratos orgánicos tienen como ventaja adicional, la retención de agua que crea condiciones buffer para los casos en que falle el suministro de riego.
 
El problema que presentan estos sustratos compostados es su alto contenido de nitrógeno por lo que las plantas tienden a irse en vicio y crecer muy aceleradamente, tienden a ser plantas muy altas lo cual no es necesariamente bueno dentro de los invernaderos. Otro problema es su tendencia al apelmazamiento con la humedad, la cual reduce la aireación y afecta el desarrollo radical como se explica en el artículo sobre la respiración vegetal.
 Estos sustratos orgánicos despues de su desinfección deben ser colonizados con microorganismos beneficiosos como el Tricoderma para que no sea conolizado por organismos perjudiciales como Phythophthora, Phytium o Fusarium. Recomendamos leer el artículo de Control Biológico de Ralstonia.

La cascarilla de arroz mejora propiedades de los sustratos tropicales

 
La cascarilla de arroz es otro recurso muy disponible en nuestras tierras tropicales, el cual es un subproducto de la producción de arroz para consumo humano, el cual está llamado a resolver los problemas que se generan con el uso de aserrín de coco o materia orgánica comportada puros, cada agricultor debe explorar cual es la proporción ideal para sus condiciones de trabajo, pero la misma se encuentra alrededor del 50% cascarilla y 50% del otro sustrato. Hay que tener especial cuidado en desinfectar la concha de arroz dado que la misma contiene semillas de malezas y transporta enfermedades como la Rizoctonia tan común en el cultivo del arroz y tan dañina en nuestras flores y hortalizas en especial cuando las mismas están pequeñas.

La arena de río lavada como sustrato de cultivos hidropónicos en el trópico

 
La arena es otro recurso disponible en el trópico y ayuda al igual que la cascarilla de arroz a mejorar los problemas del uso de aserrín de coco y materia orgánica comportada. Nuestra experiencia es usando arena de río en 70% y 30% de materia orgánica para el cultivo de gerberas. Sin embargo tuvimos algunos problemas con Phythophthora en las coronas de las plantas que nos motivó a usar agroquímicos.
La arena debe ser del tipo silicea y debe evitarse a toda costa el uso de arenas calcareas como el coral molido dado que se crean problemas nutricionales importantes.
Nuestro profesor de hidroponía el Dr. Ganímedes Cabrera recomienda ampliamente el uso de arena pura como sustrato en cultivos hidropónicos. Si se utiliza arena sola el manejo debe ser similar al aserrin de coco en cuanto al balance de nutrientes, pH y salinidad.
 Al incorporar materia orgánica descompuesta ya no se considera cultivo hidropónico  y se crea un efecto buffer importante y el sustrato pasa a aportar y retener agua y nutrientes muy interesante en el caso de que exista algún desbalance puntual de nutrientes o fallas en el sistema de riego.
 
Para resolver sus problemas en sus fincas no dude en visitar nuestro Programa de Asistencia Técnica por Internet o si tiene algún comentario que hacer puede contactarnos a comentarios@agro-tecnologia-tropical.com

Advertencia: este texto ha sido escrito para dar información a los agricultores, por lo tanto  los estudiantes, profesores y científicos deben visitar el artículo sobre extensión agrícola para ver el alcance de nuestra página web

Powered by FerozoSiteProvided by Dattatec