Cero Labranza en La Horticultura

Autor:Ing. Fernando Hernández



Agro Tecnologia Tropical en Twitter Agro Tecnologia Tropical en Facebook  Canal de Agro Tecnologia Tropical en YOUTUBE

La imagen del tractor preparando el suelo para la siembra con algún implemento como una rastra o un arado es de las primeras cosas que se viene a la mente a las personas cuando se habla de la agricultura. Actualmente se ha creado una nueva tendencia que busca rescatar las técnicas antiguas de producción y entre ellas está el sembrar sin disturbar el suelo, en lo que se conoce como cero labranza o en un punto intermedio con la labranza reducida, estas técnicas las pasamos a describir a continuación, con especial énfasis a los cultivos hortícolas.

La labranza convencional:

Desde finales del siglo XIX y en todo el siglo XX, fue creciendo en forma exponencial el uso de la labranza convencional, al principio accionada por la máquina a vapor y finalmente con tractores accionados por derivados del petróleo como el gasoil.


La tecnología ha mejorado significativamente al tractor, incrementando su potencia y la eficiencia en el uso de esta potencia al trabajar los suelos, incluso hay tractores con aire acondicionado y asientos neumáticos, computadoras de abordo que controlan el avance de la operación orientados por geoposicionamiento satelital, mejor conocido como GPS y en una técnica conocida como agricultura de precisión.

El confort del tractorista y la calidad del trabajo cada vez va en incremento, lo que ha permitido aumentar de manera significativa la superficie agrícola cultivada y que alcancemos las siete mil millones de almas vivas en este planeta, a pesar de verse disminuida de manera significativa el número de personas que habita en los medios rurales. Es decir menos personas alimentan en una forma eficiente a cada vez mayor número de personas.

Labranza con tractor es el metodo convencional

La labranza convencional busca disturbar el suelo y aumentar la porosidad hasta una profundidad definida por los agrotécnicos que depende principalmente del cultivo, las técnicas de producción y por la profundidad del sistema radical. Por ejemplo el maíz se puede cultivar disturbando el suelo a 25 cm. de profundidad, mientras que el cultivo de la papa requiere el paso de subsolador y alcanzar el metro de profundidad.

En el proceso de disturbar el suelo se eliminan las malezas y se le otorga una gran ventaja competitiva al cultivo sobre la maleza, además del complemento que representan los herbicidas que de forma selectiva frenan el desarrollo de las malezas, favoreciendo aún más al cultivo.

De hecho hay herbicidas que para su correcto funcionamiento exigen que el suelo sea pulverizado sin la presencia de terrones, ejemplo de ello lo tenemos en el Pendimentalin. Esto exige que la preparación del suelo sea aún más esmerada destruyendo los terrones a partículas más pequeñas.

Desventajas de la labranza convencional.

De no ser bien manejada la labranza convencional produce mucha erosión principalmente en suelos de laderas de montañas o en colinas, de hecho se dice que es uno de los componentes que conducen a la desertificación de las zonas agrícolas.

Los sedimentos traídos por la erosión a los cuerpos de agua frenan la entrada de luz en lagunas y ríos, reduciendo la fotosíntesis y la aireación del ecosistema acuático, produciendo reducción en las poblaciones de organismos vivos en los cuerpos de agua. Si los ríos llegan al mar se puede afectar a los animales que viven en el manglar y en los corales que necesitan luz para vivir.

Si los sedimentos erosionados provienen de tierras que han sido fertilizados artificialmente, la cantidad de nutrientes conducirán a la eutrofización de las aguas y a posibles mortandades de peces por anoxia. Más complejo aún es si dichos suelos han sido tratados con agroquímicos, entonces el impacto sobre las aguas y los seres vivos que allí se desarrollan va a ser más importante.

Airear el suelo en profundidad conduce a la oxidación de la materia orgánica, que conduce al incremento del CO2 atmosférico y por ende contribuyendo al calentamiento global, además de las pérdidas de las propiedades físicas, químicas y biológicas en el suelo producto de la pérdida del contenido de materia orgánica en el suelo.

Repetido uso de la rastra o del arado, conduce a la formación de capas endurecidas llamadas pie de arado o pie de rastra que no pueden ser perforadas por las raíces y frenan el flujo de agua en profundidad, en consecuencia se pierde la capacidad de infiltración y percolación de agua en el suelo, así como la capacidad del cultivo de tolerar semanas secas en mitad del período de lluvias.

Cero labranza como alternativa.

La cero labranza busca producir alimentos sin mecanizar el suelo, sostienen los defensores de esta técnica que de esta manera se previenen muchas de las consecuencias negativas descritas en las desventajas de la labranza convencional.

El conuco es la máxima expresión de la cero labranza, donde el campesino tumba la vegetación, quema y siembra los cultivos en sucesión que restablece el bosque al cabo de los años, para luego repetir el proceso. El proceso de deforestación y quema es muy controvertido y produce potencialmente los mismos daños que la labranza convencional, así como la pérdida de nutrientes con el lavado de las cenizas si cae alguna lluvia torrencial después de la quema o simplemente porque el viento se lleva las cenizas.

La ventaja del conuco es que el proceso de tala y quema se produce cada cinco o diez años, sin embargo es una técnica un poco más amigable que la labranza convencional, como desventaja tiene el alto consumo de mano de obra y baja productividad que no produce rentabilidad a los conuqueros para mantenerse en el negocio agrícola.

Para conocer más sobre las ventajas y desventajas de la agricultura de conuco recomendamos visitar el siguiente link:

http://www.agro-tecnologia-tropical.com/el_conuco.html

A finales del siglo XX, se desarrolló la técnica de cero labranza en forma mecanizada, en especial para el cultivo de cereales, esta técnica consiste en unas maquinarias que cortan la maleza y siembran sin disturbar el suelo, en algunos casos sólo rompen el suelo en el sitio donde va la semilla, de esta forma el impacto sobre la masa de suelo es mínima.

La ventaja es que el suelo siempre está cubierto de vegetación, bien sea viva o muerta, esto redunda en que aumenta la infiltración, disminuye la escorrentía y se frena la erosión, por otro lado aumenta la oferta de agua para las plantas y se reducen las pérdidas por evaporación, con su correspondiente impacto favorable sobre el balance de humedad del suelo para el cultivo.

Al cubrir el suelo el sol no incide sobre el suelo directamente y el suelo permanece fresco, por lo que se reduce la descomposición de la materia orgánica y el porcentaje de carbono en el suelo aumenta frenando el incremento del dióxido de carbono en la atmosfera, con su correspondiente impacto sobre el calentamiento global.

La desventaja de esta técnica consiste en que el paso de la maquinaria por el terreno conduce a la compactación del mismo y por otro lado para el control de la maleza hay que recurrir a herbicidas, los cuales son contaminantes.

Otra desventaja es que en suelos agrícolas deteriorados con capas profundas compactadas, hay que previamente romper esas capas duras previamente con pase de maquinaria pesada antes de iniciar un programa de manejo con cero labranza, lo cual es contradictorio ya que se requiere una labranza muy agresiva para a partir de allí no usar mas labranza en el suelo.

Lo cierto es que estas técnicas no han sido lo suficientemente competitivas, para sustituir la labranza convencional, la cual sigue siendo la líder en la producción de alimentos en el mundo a pesar de todas las desventajas que se les resalta a la cero labranza.

Cero Labranza en Cultivos de Hortalizas

Las hortalizas son cultivos muy delicados, débiles y poco competitivos, a los cuales cuesta desarrollar con la técnica de cero labranza, sin embargo hemos logrado con éxito desarrollar cultivos de repollo, berenjena, ají dulce, auyama y calabacín en forma exitosa sin la aplicación de labranzas sobre los suelos, no visualizamos cultivos de cilantro, cebollín, celery o cebolla, sin el uso de estas técnicas de producción, hemos fracasado en cultivar pimentón con cero labranza.

El cultivo de raíces como la zanahoria o la yuca, así como de plantas que se cosechan los órganos subterráneos como la papa, el ocumo o el apio, de por si producen disturbación del suelo en el proceso de la cosecha.

Otros cultivos que visualizamos promisorios para el cultivo sin labranza son entre otros el brócoli, el coliflor y el quimbombó: sin embargo hasta la fecha el equipo de agro-tecnologia-tropical.com, no ha tenido oportunidad de desarrollar hasta la fecha.

Mostramos en el siguiente vídeo un ejemplo de un cultivo de berenjenas sembrado con la técnica de la cero labranza.

En todo caso es importante la combinación de herbicidas para el control de la maleza y favorecer al cultivo, siendo esta la tarea pendiente que tiene la cero labranza en el desarrollo de los cultivos.

La Permacultura, Como Nueva Técnica de Producción Cero Labranza.

Recientemente hemos tenido la oportunidad de leer muchos sitios web y ver muchos videos relacionados con la permacultura, lo hemos realizados para tratar de hacer una agricultura con muy bajo consumo de insumos, sin embargo nos hemos conseguido con varias cosas que deseamos compartir para la discusión.

La permacultura busca intervenir suelos degradados y restituirlos para la actividad agrícola, sin embargo también puede intervenir un bosque para que manteniendo la diversidad biológica producir alimentos, al introducir especies alimenticias dentro del bosque, en lo que ellos denominan bosques alimenticios.

El principal aporte lo conseguimos en tierras urbanas y perirubanas que se encuentran fuertemente deterioradas por la influencia de la ciudad y son restituidas para la producción de alimentos, de esta forma se recuperan terrenos abandonados usualmente llenos de maleza y basura, los cuales integran a la comunidad en la producción de alimentos, con mínimo gasto de transporte de los centros de producción a los centros de consumo. Donde lo mas importante es el autoconsumo.

Hay arquitectos que desarrollan edificaciones donde se establecen huertos en las azoteas de los edificios, que además de producir alimentos buscan modificar el microclima dentro de las ciudades.

En relación al recurso suelo, ellos buscan disturbarlo lo menos posible, buscan incrementar la biodiversidad, al realizar múltiples cultivos asociados en una misma área, e interrelacionar todos los elementos del paisaje para favorecer la producción sustentable de alimentos.

Entre los primeros objetivos de la recuperación de suelos en la permacultura está el cubrimiento de los suelos con paja, cartón u otro elemento biodegradable y el incremento de la actividad biológica con la incorporación de estiércoles, compost o lombricompuesto, así como la liberación de lombrices de tierra.

El uso de árboles, arbustos y hierbas comestibles permiten aprovechar el suelo en todos sus estratos tanto en forma aérea como en forma subterránea, ya que las raíces de los árboles buscará nutrientes en las profundidades del suelo y las llevarán a la superficie del suelo cuando las hojas viejas del árbol muera y se caigan al piso y ser descompuestas por los microorganismos.

El gran problema que se presenta es que hasta ahora parece una actividad romántica, propia de personas idealistas, que las mueve más aspectos espirituales que los económicos, de hecho es muy difícil detectar formas económicamente rentables de hacer esta actividad en forma sustentable, ya que siempre se sustentan en el trabajo voluntario y en el autoconsumo.

Para que pueda ser viable el proceso debe poder pagar salarios y todos los beneficios de ley, así como dejar excedentes o rentabilidad suficiente para justificar el esfuerzo económico de realizar esta actividad.

No queremos decir que es la ruta equivocada, más bien debemos decir que le falta investigación y desarrollo, para que con la maquinarias adecuadas, poder lograr producción agrícola sin disturbar los suelos y en armonía con la diversidad biológica, tener la productividad necesaria por componente humano empleado para que el proyecto perdure en el tiempo e incrementen las inversiones o personas interesadas en invertir en estos sistemas de producción, cuando el vecino en las zonas rurales copia al vecino ya que lo ve prosperar económicamente.

Nuestra opinión sobre las técnicas de cero labranza.

Somos de la idea que los extremos son malos, no es conveniente la agricultura convencional con alto consumo de insumos y alto impacto ambiental, como tampoco consideramos conveniente la permacultura 100% ecológica, sin uso de insumos y sin viabilidad financiera a largo plazo.

El punto ideal está en el medio, tal vez más orientado hacia lo ecológico, sin embargo dejando la posibilidad de utilizar insumos y maquinarias que mejoren la eficiencia del sistema de producción agrícola.

Estamos en un mundo interdependiente, donde insumos y productos se intercambian, usando la moneda como medio de cambio, todo en búsqueda de satisfacer las necesidades humanas, presentes y futuras. Agroquímicos, fertilizantes y maquinarias son insumos, los productos son los alimentos que produce el agricultor en la tierra.

Para que un sistema agrícola sea sustentable en el tiempo tiene que ser viable económica, social y ambientalmente, de lo contrario no podrá mantenerse por siempre.

Si desea hacer alguna observación puede hacerla al correo: comentarios@agro-tecnologia-tropical.com, si desea hacer una evaluación de su finca y estudiar cómo mejorar su productividad en forma integral puede visitar nuestro Programa de asistencia tecnica por internet.